29 Ene 2018
car2go Insights

Hábitos sostenibles en tu día a día

Siempre se cree que un pequeño gesto no puedo cambiar el mundo, pero muchas personas haciendo pequeños gestos pueden lograr que todo cambie a mejor. Los hábitos sostenibles que se adquieren en el día a día harán que una pequeña aportación tenga un gran impacto en el entorno.

Son pequeños cambios de hábitos que ayudan a que el entorno sea más limpio y sostenible. Estos consejos añadidos a la rutina diaria ayudan a respetar el medio ambiente.

 

Reciclar todo lo que sea posible reciclar

Se producen muchas toneladas de basura cada día en todo el mundo y gran parte de esos residuos pueden reciclarse y ser convertidos de nuevo en materias primas. 

Además, cada es más común que los envases de muchos productos, e incluso la ropa, se confeccione con materiales reciclados.

reciclaje car2go

 

Los hábitos comienzan evitando el exceso de productos en envases, consumir agua del grifo en lugar de embotellada o comprar agua en vidrio, evitar consumir bolsas de plástico, etc.

Algo altamente contaminante y que debe reciclarse convenientemente, son los aceites de cocinar ya usados. Lo ideal es acumularlo en un recipiente y llevarlo a un punto de reciclado de este tipo de sustancias.

Reciclar es una tarea que requiere dedicación, pero no una dedicación que altere en exceso el día a día. Utilizar distintos cubos para separar los tipos de residuos, ayuda mucho en esa tarea.

En el caso de materiales corrosivos y peligrosos para el medio ambiente, como las pilas, aparatos electrónicos , etc., lo más adecuado es llevarlos a un punto limpio.

 

No abusar de la calefacción

La temperatura a la que programamos la climatización de nuestro hogar y otros lugares, condiciona el consumo de energía.

Por cada grado que aumentemos la temperatura se incrementa el consumo de energía aproximadamente en un 7%.

Poner la temperatura en invierno entre los 19º y 21ºC es suficiente para encontrarnos ante un espacio cómodo, sin un calor excesivo y sin un consumo desproporcionado. En verano una temperatura de 26ºC es más que suficiente estar frescos dentro de una vivienda.

Tanto en una época como en otra, no se recomienda que exista una diferencia de temperatura con el exterior superior a 12º.

La recomendación es dejar el termostato a una temperatura estable, tirando a baja en invierno cuando se abandona la casa y aumentarla al volver. Otra buena opción son los termostatos programables.

 

Apagar las luces

Es bueno para evitar un consumo alto, usar bombillas de bajo consumo o LED y además, intentar en la medida de lo posible, hacer un consumo responsable de luz.

tabla consume energético

Es importante evitar dejar los aparatos electrónicos en “stand by” e intentar tener electrodomésticos que sean de bajo consumo.

Desde luego, la mejor forma de ahorrar en consumo de luz es aprovechar al máximo la luz natural.

 

Ahorrar agua

Es posible ahorrar muchos litros de agua y también ahorrar mucho dinero. Con pequeños cambios, como poner un economizador. Con un caudal de agua más bajo, se consigue el mismo efecto de presión.

Las dobles cisternas o poner una botella dentro de la cisterna, hace que la acumulación y despilfarro sea mucho menor.

Es importante cerrar el grifo mientras nos lavamos dientes, mientras se lavan los platos o mientras nos enjabonamos cabeza y cuerpo en la ducha. Dejar el agua correr genera un gasto cuatro veces mayor.

¿Recomiendas a los usuarios algún hábito más que utilices en tu día a día?