27 Sep 2017
Big Picture

Los primeros auxilios y la gran pregunta: ¿qué pasa si hago algo mal?

Los primeros auxilios son un tema delicado. En realidad, todo el mundo quiere ayudar y hacer lo correcto en la medida de lo posible, pero ¿qué pasa cuando uno no está seguro? Malte, voluntario de los servicios de emergencia, nos responde a esta y a otras preguntas.

A menudo, la gente tiene reparos a la hora de prestar primeros auxilios por miedo a cometer un error. En tu opinión, ¿crees que este miedo está justificado?

Malte: Para mí, este miedo es totalmente comprensible, ya que te enfrentas a una situación extrema para la que no estás preparado.

Por ejemplo, a mí también me pasa cuando, en mi vida personal, me encuentro con un accidente en la carretera fuera de la ambulancia.

SIN EMBARGO, este miedo no debe servir nunca de excusa para no prestar ayuda.

Como es natural, primero hay que superar los primeros segundos de pánico, pero, después, hay que ponerse en la «mentalidad de auxilio».

 

 

Por preguntarlo de otra manera, ¿qué obligaciones legales existen? ¿Qué medidas de primeros auxilios DEBEN tomarse?

Malte: La legislación establece claramente que omitir el deber de socorro está penado por ley, pero, para mí, es mucho más importante destacar que los primeros auxilios tienen mucho que ver con nuestra humanidad y coraje cívico.

Y es que, en principio, cualquiera puede ayudar aunque no tenga conocimientos médicos. De hecho, cualquier tipo de ayuda es mejor que ninguna ayuda.

Con frecuencia, es suficiente con estar ahí, acercarse al herido y hacerle saber que no está solo, que hay alguien que tiene la situación bajo control y que ya se ha llamado a urgencias.

No obstante, no está regulado claramente cuál debe ser el alcance de la ayuda prestada. Siempre que la persona que auxilie actúe de buena fe y según su mejor criterio, no se espera de ella más que lo que pueda aportar desde un punto de vista físico y mental.

Por cierto, si al prestar primeros auxilios, se producen daños materiales, como, por ejemplo, si la persona que ayuda se estropea un traje caro al hacerlo, existe la posibilidad de recibir una compensación por ello a través del seguro del causante del accidente o del seguro comunitario de accidentes.  

 

¿Cometer un error al prestar primeros auxilios también está penado por la ley?

Malte: La ley protege a las personas inexpertas; es decir, si algo sale mal, no puede hacerse responsable de ello a quien preste primeros auxilios

Si el error no es intencionado, no hay nada que temer. 

 

Entonces, si alguien quiere prestar primeros auxilios y es la primera persona en encontrarse con un accidente, ¿qué es lo más importante que debe hacer?

Malte: Lo fundamental es asegurarse de que, al ayudar, no esté poniéndose en peligro a sí mismo. Solo puedes prestar ayuda si estás bien y no hay riesgo de resultar herido.

Mi consejo es el siguiente: al encontrarse con un accidente, lo primero que hay que hacer es respirar hondo, contar hasta diez y hacerse una idea de la situación.

Al prestar ayuda, uno de los peligros típicos a los que uno se enfrenta es el tráfico fluido de la autopista. Si otros coches pasan a toda velocidad por el lugar del accidente, no es seguro acercarse y, en el peor de los casos, incluso puede provocarse otro accidente.

 En tal caso, es importante asegurar primero el lugar del accidente y utilizar las luces de emergencia del coche, el chaleco reflectante y el triángulo de advertencia. 


¿Qué le dirías a alguien que se viera en una situación de inseguridad ante un herido sin saber qué hacer, cómo actuar o ni siquiera si tiene que actuar?

Malte: Que llame al 112 y diga que se encuentra en el lugar del accidente y desea ayudar, pero que no sabe muy bien qué es lo que hay que hacer.

Los que atienden el centro de coordinación de la línea de emergencias están entrenados para dar instrucciones por teléfono cuando la situación lo permite.

 

¡Gracias, Malte!

 

¿Os habéis visto alguna vez en esta situación? ¿Podéis compartir alguna experiencia o consejo?