5 Ene 2017
car2go Insights

Viaje por carretera en Smart de China a Europa. Parte 1 Pekín – Helsinki

Rodear medio mundo es algo que normalmente se hace en avión. O en barco. O en smart. ¿En smart? Exacto, Jessie de car2go China se puso en camino con su fortwo: un viaje de 35.000 km.

“Los trayectos largos en coche son mi pasión. Antes de acabar en car2go, trabajé en smart. La idea surgió en una reunión, una broma estilo viral que consistía en viajar con un smart de Pekín a la fábrica de smart de Hambach.

La idea no cuajó, al fin y al cabo, el smart no es un vehículo para trayectos largos. De verdad.

IMG_6240_smalll

La idea no se me iba de la cabeza. Mis amigos me tenían por loca: “¡El smart es un coche pequeño! ¿Cómo quieres hacer un trayecto largo con él? A los 1.000 km tendrás una avería.”

En cambio, mi amigo Bin Liu comparte mi pasión. Tras mi incorporación en car2go, he ido enterándome de más cosas acerca de las ubicaciones de car2go en Europa.

Muchas veces he pensado en si cabría la posibilidad de visitarlas todas algún día. Al final, decidimos espontáneamente atrevernos con un viaje a Alemania. El destino: Berlín.

(Ning)una dificultad tras otra

La mayor dificultad la superas cuando tomas una decisión, dice el dicho. Y así es: En realidad, prepararse fue relativamente sencillo.

Compramos un smart nuevo, pedimos tres meses sabáticos, preparamos nuestros visados (¿sabíais que el coche también necesita un visado para salir de China?), hicimos la maleta (cada uno llevamos tres conjuntos para cambiarnos, un par de básicos para acampar y comida preparada, después de todo, en el smart no cabe mucho) y planificamos la ruta.

IMG_4892_small_2

Dormiríamos en hoteles, en caso de emergencia, en tienda de campaña. Y nos pusimos en marcha, de China a Europa pasando por Rusia.

Dos chinos, un ruso y Google Translate

Unos 2.000 km más tarde llegamos a la frontera entre China y Rusia. Hasta entonces, no sabía nada en absoluto de Rusia, por eso, nuestro periplo se convirtió en un viaje a lo desconocido.

Estuvimos parados en la frontera 14 horas esperando para poder pasar. Algo normal allí.

En esas 14 horas nos dimos cuenta de que habíamos entrado en contacto con una cultura completamente distinta.

Además, la gente de allí no había visto nunca un smart: Uno de ellos dio un golpecito en el techo y dijo “¿Esto qué es? Un coche… ¿de plástico?

Apenas hablaban inglés e intentaban hacerse entender haciendo gestos con las manos y los pies. Con la ayuda de Google Translate, estuvimos charlando acerca de nuestro proyecto de viajar a Alemania con un smart.

38 perritos calientes y sopa borsch

En nuestro largo viaje atravesando Rusia, solo paramos en gasolineras y hoteles.

IMG_4502_small

. De ahí vienen los 38 perritos calientes de gasolinera y las sopas borsch, el plato nacional ruso, que se convirtieron en nuestros alimentos básicos. Como no podíamos hacernos entender y la conexión a Internet para usar Google Translate no tiraba, no podíamos pedir lo que queríamos.

IMG_4621_small

Una noche no pudimos encontrar hotel, así que pernoctamos en la tienda de campaña a seis grados. Atravesando Moscú y San Petersburgo llegamos a Finlandia. Desde allí comenzó nuestro gran viaje por Europa…