21 Dic 2016
Big Picture

Las 6 hipótesis del futuro del carsharing según el CEO de car2go Europe

Alrededor de ocho años después del primer proyecto piloto en la ciudad alemana de Ulm, los aproximadamente 16.000 coches de car2go, la compañía pionera en carsharing, están teniendo un impacto en el paisaje urbano de metrópolis como Berlín, Nueva York, Chongqing o Madrid.

Los expertos aseguran desde hace tiempo que compartir vehículo tendrá una influencia decisiva en la movilidad. Pero, ¿Cómo será realmente el futuro del carsharing? Thomas Beermann, CEO de car2go Europe GmbH, presenta seis hipótesis:

1. El carsharing flexible, sin estaciones fijas de alquiler, está iniciando su desarrollo

Todas las tendencias socioeconómicas actuales justifican el carsharing flexible: urbanización, digitalización progresiva y el deseo de las generaciones más jóvenes de utilizar en lugar de poseer.

No es sorprendente que el sector esté explotando. De media, cada 1,3 segundos se alquila un coche de car2go. Y esto es sólo el principio.

2. El carsharing está a punto se experimentar un gran crecimiento

El líder del mercado, car2go, tiene ya más de 2 millones de usuarios, y mantiene una tendencia al alza.

Un estudio reciente de la firma de consultoría de gestión Frost & Sullivan prevé que el número de usuarios de carsharing se multiplique por cinco en todo el mundo desde los 7,9 millones actuales a 36,7 millones en el año 2025.

3. Las ciudades de todo el mundo necesitan el carsharing flexible

Según el Banco Mundial, las ciudades acogerán aproximadamente 1,5 veces más de gente en 2045 que hoy en día. Esto supone un total de 6.000 millones de personas. La movilidad basada en coches privados ya ha llegado a su límite, teniendo como resultado atascos, falta de espacio de aparcamiento y contaminación.

Un reciente estudio de la Universidad de Berkeley ha concluido que el carsharing flexible de car2go reduce el número de vehículos y la congestión de tráfico en las ciudades, libera espacio de aparcamiento y mejora la calidad del aire.

4. El futuro del carsharing es eléctrico

Si se cuenta con flotas de carsharing eléctricas, el efecto positivo en la calidad del aire aumenta en el centro de las ciudades. Los gobiernos ya promueven la movilidad eléctrica y aumentarán los incentivos y restricciones apropiados.

car2go utiliza un total de 1.300 smart fortwo eléctricos en Stuttgart, Ámsterdam y Madrid, lo que supone la flota de carsharing eléctrico más grande del mundo.

Sólo en Madrid, los 123.000 usuarios de car2go han evitado la emisión de 775 toneladas de CO2 en un año, por el simple hecho de contar con una flota eléctrica en lugar de combustión –algo que, en el caso de car2go, también cuenta con emisiones relativamente bajas.

5. La tecnología de carsharing hace posibles nuevos servicios

El coche conectado, la comunicación coche a coche y la comunicación entre coche y otros dispositivos ya son una realidad en el carsharing flexible. Los vehículos de car2go están conectados y aparecen en tiempo real en los smartphones de los clientes a través de una app.

Una tecnología que puede, por tanto, ser la base para muchas otras conexiones y servicios relacionados. Un ejemplo reciente: el servicio “smart ready to drop”, que convierte el coche y su maletero en la dirección de entrega para servicios de mensajería.

6. El vehículo autónomo reducirá a la mitad el tamaño de las flotas de carsharing

Frost & Sullivan prevé que, en 2025, el vehículo autónomo influirá significativamente en el carsharing. Inicialmente, los coches se aparcarán solos en garajes para, más adelante, conducirse solos para recoger a los clientes.

car2go ya cuenta con un conocimiento preciso sobre cuándo y dónde se producirá la demanda de movilidad en las ciudades –un requisito necesario para poder gestionar de forma más eficiente las flotas de coches autónomos compartidos en el futuro.

Esto tiene resultados positivos no sólo para los usuarios, sino también para las ciudades: debido al aumento de la tasa de uso por vehículo, el uso de coches autónomos compartidos permitirá reducir el tamaño de las flotas a la mitad para dar respuesta a la misma demanda.

Thomas Beermann se muestra totalmente convencido: “El carsharing flexible de car2go ha llegado para quedarse. Eléctricas, autónomas y conectadas, las flotas de carsharing serán un componente central y sostenible de la movilidad del futuro y mejorarán la calidad de vida en ciudades de todo el mundo”.

Y, tú… ¿qué piensas? ¿crees que esto será posible?