20 Ago 2016
Local flavour

Planes de verano en Madrid

Madrid ya no se queda desierto en agosto. Cada vez son más los madrileños que se quedan a disfrutar la ciudad, y aunque es cierto que queda un poco vacía, hay muchas opciones que te permitirán pasar un mes genial.

 

Por lo que te queremos dejar sugerencias:

Ver el cine bajo las estrellas

Los cines son para el verano en Madrid. Sólo tienes que hacer la prueba, el tradicional Festival de Cine de Verano de la Bombilla (Fescinal), es idóneo para disfrutar en familia con una cartelera ligerita y para todos los públicos, se suma la oferta de Cine Garden, en el patio del Centro Cultural Conde Duque, y la del Cibeles de Cine, bajo la preciosa Galería de Cristal de Centro Centro Cibeles. Espacios que se añaden al Cine Cebada o al Auditorio del Parque Calero, donde podrás regresar a aquellas noches de la infancia, en las que disfrutabas, palomitas en mano, de la pantalla gigante sentado sobre una butaca bajo las estrellas.

 

Un bañito de piscina

No hay mejor forma de combatir el aplastante calor madrileño que con un refrescante baño en una piscina al aire libre. Este año, el servicio termina 11 de septiembre, así que hay que aprovechar. En cuanto a los precios, es un plan muy baratito: la entrada de adulto cuesta 4,50 €, la joven (de 15 a 26 años) 3,60 €, la infantil (hasta los 14 años) 2,70 € y la de mayores de 65 se reduce hasta los 1,35 €.

 

Hacer un picnic

Muchas de las mejores cosas de la vida son gratis (o casi). Es lo que ocurre con los picnics, que son una opción muy sencilla y económica que, sin embargo, nos ofrece tres de los tesoros más valiosos que podamos imaginar: buenos alimentos, compañía y naturaleza. Tres ingredientes que podrás saborear en los numerosos parques y zonas verdes de Madrid a nuestra disposición como: el Retiro, Casa de Campo, el Parque del Oeste, entre otros.

 

Pasear por Madrid río al atardecer

Escapar del calor es casi un imperativo en los veranos de la capital. Por eso ir al Madrid río cuando esté cayendo el Sol y, con los últimos rayos de luz, llegar caminando hasta Matadero Madrid, es un plan muy divertido. Una vez allí, en su terraza de acceso público y gratuito podrás disfrutar, con alguna bebida refrescante en mano, de una gran variedad de música alternativa en vivo y espectáculos creativos de todo tipo.

Reservar en un restaurante es pan comido

Llevas semanas queriendo reservar en ese restaurante con tan buena pinta y del que tan bien te han hablado pero, cada vez que lo has intentas, no hay manera. No te preocupes, porque el momento ha llegado. Ante el exilio generalizado, es más que probable que te hagan un hueco incluso en el mismo día y que, una vez que acudas al restaurante, el trato sea exquisito. Serás clientela exclusiva, por lo que, con un poco de suerte podrás además sentarte en la mejor mesa y ser atendido de mil amores.

 

Disfrutar de las vistas

Disfrutar de Madrid desde algunos de los miradores de la ciudad, puede ser algo espectacular. Puedes subir al Círculo de Bellas Artes para tomar algo en su terraza chill out mientras contemplas todos los edificios de Madrid. Y si luego te quedas con hambre acércate a la cafetería del Corte Inglés de Callao. Está en la última planta y mientras comes en alguno de los restaurantes te recomendamos que te asomes a las ventanas y compruebes que estás en el sitio con las mejores vistas de la Gran Vía.

 

Escapada veraniega

Y si nada de esto te convence, siempre puedes hacer una escapada veraniega. Hay varias ciudades muy boinitas e interesantes que merecen la pena visitar cerca de Madrid. Es un plan perfecto para huir de la ciudad durante un fin de semana. Desde Toledo, Pedraza, Sigüenza, Almagro, Chinchón, o una ruta por la Sierra.

 

¿Y, tú qué vas hacer este agosto?